LAS RELIQUIAS, DEL SUSPIRO DE SAN JOSE AL SANTO PREPUCIO


El Santo Prepucio , El estornudo del Espiritu Santo, o el suspiro de San José, las plumas del Arcangel San Gabriel,  cinco gotas de leche del pecho de la Virgen,  un pelo de la barba de Jesucristo.

Ambrosio de Morales fue un historiador, arqueologo y erudito del siglo XVI, que entre otras cosas, realizó un viaje por España por orden de Felipe II.  inventariando reliquias y manuscritos que estaban en Monasterios, Iglesias y Ermitas.

El viaje de Ambrosio de Morales por los reinos de León y Galicia y Principado de Asturias, por orden expresa de Su Majestad Felipe II, para reconocer las Reliquias de los Santos, los Sepulcros Reales y los libros manuscritos custodiados en catedrales y monasterios es una obra fundamental para conocer el tesoro artístico que habia en la época. pero tambien nos da una visión de la importancia que se le daba a las reliquias de santos. No habia monasterio que no se sintiera orgulloso de su Lignum Crucis, del brazo de una santa o de las reliquias mas inverosímiles

Dice en uno de sus escritos “ Durante el viaje que realicé para componer este libro, reuní gran cantidad de documentos, manuscritos y objetos artísticos que dejé en custodia en el monasterio de El Escorial para evitar su segura desaparición.”

de su llegada a Asturias cuenta:

“Llegué a esa tierra más allá de las montañas procedente de Liébana, donde visité Santa María de Piasca y el monasterio de Santo Toribio, ambos de los Benitos. En Santo Toribio se custodia una parte de la cruz de nuestro redentor, de largo tres palmos y medio, con el agujero en la madera de uno de los Santos Clavos. ……
……Y continuando viaje hacia el ocaso, me detuve en la abadía de Tuñón, a dos leguas de Oviedo, y desde allí seguí camino hacia Santiago de Galicia.”

Ambrosio de Morales, prosiguió su viaje por el norte, sorteando la Peste, que en aquella época hacia estragos en la peninsula, y su libro es una autentica guía del viajero de la época, sus descripciones de lo que va encontrando son maravillosas, y una joya para los que nos gusta la historia y las obras de arte.

Tiempos duros aquellos, todo el mundo necesitaba tener algun amuleto mágico y las reliquias de santos se cotizaban, aquel  que tuviera cerca alguna de ellas, era un privilegiado.Los Monasterios competian,  por quien tenía la mas milagrosa, porque eso les daba prestigio, y dinero por supuesto. Tiempos de peregrinaciones y milagros y cualquier cosa servía si atraía a enfermos desesperados, buscadores de una parcela en el cielo prometido, o el perdón de sus pecados.

Santos  y reliquias que funcionaba como las tragaperras de ahora, previo pago en monedas o joyas,  y que su capacidad milagrera estaba en función de lo que se pagaba por el milagro.

Entre las miles de reliquias mas inverosimiles, se encuentran varias que merecen conocerse el Santo Prepucio , El estornudo del Espiritu Santo, o el suspiro de San Jose.. (!!maravilloso!!). Tambien existen plumas del Arcangel San Gabriel, gotas de leche del pecho de la Virgen, o un pelo de la barba de Jesucristo.
Hoy me centraré en la primera.

EL SANTO PREPUCIO

  • Tras la circuncisión de Jesús, la matrona de María guardó el prepucio en una jarra de alabastro llena de nardos, un conservante, y se la dio a su hijo, perfumista de profesión pidiéndole que guardase bien la jarra y no la vendiese aunque le ofrecieran trescientos denarios 
  • San Juan Bautista le dio el prepucio a María Magdalena
  • Disputa teológica sobre si Jesús ascendió al Cielo con su cuerpo completo o si le faltaba alguna parte, que se resolvió decidiendo que el prepucio era prescindible
  • El Santo Prepucio ha aparecido en una famosa visión mística de Santa Catalina de Siena. En su visión, Jesús se casaba místicamente con ella, y le ponía su prepucio amputado como anillo de bodas

 Según el rito judío Jesús habría sido circuncidado, aunque de entre los evangelios canónicos sólo Lucas 2, 21; lo refiere. Los evangelios apócrifos son mucho más pródigos en información en este sentido. Así, el Pseudo-Mateo especifica el sacrificio realizado como pago de la ceremonia, y en el Evangelio árabe de la infancia -un evangelio apócrifo muy tardío- se narra cómo tras la circuncisión de Jesús, la matrona de María guardó el prepucio en una jarra de alabastro llena de nardos, un conservante, y se la dio a su hijo, perfumista de profesión pidiéndole que guardase bien la jarra y no la vendiese aunque le ofrecieran trescientos denarios.

El Evangelio armenio de la infancia ofrece otra versión, según la cual el niño sangró durante la operación, pero sin que se produjese corte alguno.

De acuerdo con la leyenda, San Juan Bautista le dio el prepucio a María Magdalena. Como el prepucio estaba separado del cuerpo de Cristo en el momento de su ascensión al Cielo, surge la cuestión de si ascendió también a los cielos. Esto significaría que el prepucio de Jesús sería uno de los pocos restos físicos que Jesús dejó en la tierra – aunque la costumbre judía de enterrar el prepucio parece contradecir esta interpretación, ya que no se podría haber preservado. El estilo moderno de circuncisión (peri’ah) no fue el más común hasta la revuelta liderada por Simón bar Kokhba en el año 135; en el tipo de circuncisión practicado por los judíos antes de Bar Kokhba solamente se extirpaba la punta del prepucio, no su totalidad. En consecuencia, las ideas medievales acerca de cómo debería ser el prepucio de Jesús eran muy probablemente erróneas. También se produjo una disputa teológica sobre si Jesús ascendió al Cielo con su cuerpo completo o si le faltaba alguna parte, que se resolvió decidiendo que el prepucio era prescindible, como lo eran el cabello y las uñas que se cortó durante su vida, así como la sangre que vertió.
Pero otros aducen que cuando Dios hace un milagro, es arbitrario al poner límites en lo que ese milagro puede realizar. En el Evangelio de Marcos 12:18-25, Jesús responde a la pregunta de los Saduceos sobre el matrimonio tras la resurrección con estas palabras: “cuando resuciten de los muertos, ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles que están en los cielos”, esto sugiere que los muertos resucitados podrían tener ciertas diferencias anatómicas que hacen desde el punto de vista teológico completamente irrelevante la cuestión.

Calcata, la última población que afirmó haber tenido tal reliquia, lo justificaba con la siguiente historia: siete siglos más tarde después de este primer cambio de manos, la reliquia llegó a San Gregorio Magno de manos de un ángel. El santo lo regaló al Papa León III la noche de navidad del año 800, cuando éste fue coronado como emperador del Sacro Imperio Romano. La reliquia debió de permanecer en la iglesia de San Juan de Letrán de Roma durante otros siete siglos, hasta el saqueo de Roma de los lansquenetes. Su rastro desaparece de las crónicas hasta aparecer en un establo de Calcata (en la región del Lazio), donde un soldado lansquenete hecho prisionero había logrado ocultarla durante siglos.

La abadía de Charroux reivindicó poseer el Santo Prepucio durante la Edad Media. Se dijo que había sido regalado a los monjes por Carlomagno, del que a su vez se dice que aseguró que un ángel se lo había traído (aunque existe otra versión según la cual el Santo Prepucio fue un regalo de boda de Irene, emperatriz de Bizancio). A principios del siglo XII, se llevó en procesión a Roma, donde le fue presentado al Papa Inocencio III, al que se le pidió que asegurase su autenticidad. El Papa rechazó la propuesta. En algún momento indeterminado la reliquia se perdió y permaneció perdida hasta 1856, cuando un obrero que efectuaba labores de mantenimiento en la abadía aseguró haber encontrado un relicario oculto dentro de una pared, que contenía el prepucio perdido.

La abadía de Coulombs, en la diócesis de Chartres también reivindicó en la Edad Media estar en poder del Santo Prepucio. Una leyenda dice que cuando Catalina de Valois se quedó embarazada en 1421, su marido, Enrique V de Inglaterra, mandó buscar el Santo Prepucio. De acuerdo con esta leyenda, la reliquia funcionó tan bien que Enrique V no quiso devolverla tras el nacimiento del niño (el que sería más tarde Enrique VI de Inglaterra). Es posible que se dirigiesen a Amberes, ciudad que conservaba una de estas reliquias mejor consideradas desde el 1100, supuestamente desde que el rey Balduino I de Jerusalén lo hubiese adquirido durante una Cruzada. Falso o no, en 1426 se constituyó en esta ciudad la hermandad van der heiliger Besnidenissen ons liefs Heeren Jhesu Cristi in onser liever Vrouwen Kercke t’Antwerpen, destinada a la protección de la reliquia, y compuesta por 24 ilustres prelados y personalidades locales.
Otros lugares en los que se ha asegurado que se encontraba el Santo Prepucio son la Basílica de San Juan de Letrán de Roma, la catedral de Le Puy-en-Velay, la de Santiago de Compostela, la ciudad de Amberes, y las iglesias de Besançon, Metz, Hildesheim y Calcata. El escritor renacentista Alfonso de Valdés afirma haber visto personalmente la reliquia “en Roma y en Burgos, y también en Nuestra Señora de Amberes”. Se ha señalado que tras las Cruzadas circulaban por Europa hasta 14 reliquias identificadas como tal.
El culto al Santo Prepucio fue derogado por un decreto en 1900, aunque el 15 de mayo de 1954 se reunió una comisión que proponía recuperar el estatus anterior. La propuesta fue rechazada, aunque ocasionalmente la fe popular continuaría la tradición independientemente de las disposiciones vaticanas: El pueblo italiano de Calcata destacó por celebrar hasta 1983 una procesión con el relicario que contenía el presunto Santo Prepucio, con ocasión de la Festividad de la Circuncisión, reconocida oficialmente por la Iglesia Católica y celebrada el 1 de enero de cada año. Esta práctica acabó cuando el relicario (que tenía joyas incrustadas) fue robado. Tras este robo es incierto si alguno de los presuntos Santos Prepucios todavía existe. El evangelista argentino Paulo Arieu señala también que para realizar un documental de televisión para Channel 4, en 1997 “el periodista británico Miles Kington viajó a Italia en busca del Santo Prepucio, pero fracasó en su intento de encontrar algún candidato”. Después del Concilio Vaticano II, el énfasis puesto por la Iglesia Católica en las reliquias ha disminuido notablemente, principalmente por la decisión vaticana de relegar muchas reliquias de larga tradición a la categoría de “leyenda pía”. En el caso concreto del Santo Prepucio, se ha tratado de minimizar su antigua importancia, argumentando que el interés por esta reliquia en particular podía deberse a una ‘curiosidad irrespetuosa’. La Iglesia también suprimió del calendario litúrgico la celebración de la Circuncisión del Señor.
Aparte de su importancia física como reliquia, en ocasiones se ha asegurado que el Santo Prepucio ha aparecido en una famosa visión mística de Santa Catalina de Siena. En su visión, Jesús se casaba místicamente con ella, y le ponía su prepucio amputado como anillo de bodas. El rastro de esta leyenda no se ha podido seguir más allá de una parodia anti-católica del siglo XVII, y por tanto es de dudosa credibilidad

“recibe este anillo como testimonio que eres mía  y serás mía para siempre”

  Esta Santa, que gritaba rodando por el suelo y tenía visiones, afirmaba que llevaba en el dedo el prepucio del Señor, visible para ella, pero, lamentablemente, invisible para los demás. Y cuando su dedo, el de Catalina, también se convirtió en reliquia (como su cabeza), muchas beatas que lo adoraban llegaron a afirmar que allí veían el anillo de carne. Increíble visión salpicada de ciertas suspicacias.
A finales del siglo XVII, el erudito y teólogo católico León Alacio en su obra De Praeputio Domini Nostri Jesu Christi Diatriba (“discusión acerca del Prepucio de Nuestro Señor Jesucristo”) especulaba con la idea de que el Santo Prepucio pudo haber ascendido al Cielo al mismo tiempo que Jesús y se habría convertido en los anillos de Saturno, que se habían observado recientemente usando telescopios.
Voltaire, en Tratado sobre la tolerancia (1763), se refirió irónicamente a la veneración del Santo Prepucio como una de las numerosas supersticiones que eran “mucho más razonables… que detestar y perseguir a tu hermano”.
En 1861, Piedro del Frate publicó una investigación titulada Preciosísima Reliquia del Santo Prepucio, con el beneplácito episcopal, que puede considerarse uno de los últimos respaldos oficiales de la Iglesia a la historia de la reliquia.
Muchos objetos, como el Santo Prepucio, adornaron altares y hoy yacen escondidos, algunos en el propio Vaticano. Otros continúan a la vista del público en templos católicos del mundo.

Estos son algunos:

  • Plumas del Arcángel San Gabriel.
  • Un suspiro de San José: anteriormente expuesto en la Iglesia de Blois, conservada dentro de una botella. Hoy en día en el Vaticano.
  • Un estornudo del Espíritu Santo, en la Parroquia de San Frontino y hoy en día en el Vaticano.
  • Un pelo de la barba de Jesucristo, Catedral de Murcia (desde 1730).
  • Las piedras con las que se lapidó a San Esteban.
  • Las flechas que mataron a San Sebastián.
  • Una oreja de San Pedro, también una sandalia y trozos de las cadenas que le retuvieron.
  • Los pechos de Santa Águeda.
  • Más de 60 dedos de San Juan Bautista.
  • 5 gotas de la leche que Santa María daba al niño Jesús.
  • El velo y lágrimas de Santa María.
  • Para los que no creían en la Ascensión en Cuerpo y Alma de María se ofrecían: el hígado, el
  • corazón y la lengua de la Virgen María.
  • Las monedas que compraron a Judas.
  • Tres cordones umbilicales del Niño Jesús y el primer pañal y varias pajas del pesebre donde nació Jesús.
  • Unos quinientos dientes de leche del Niño Jesús.
  • Raspas de los peces multiplicados del milagro del Salvador y la cola del asno que llevó a cristo a Jerusalén.
  • El paño con el que Jesucristo secó los pies de los apóstoles; dos manteles y fragmentos de la mesa en la que se sirvió la última cena. 
  • Más de media docena de ejemplares del Santo Grial.
  • Más de ochocientas espinas de la corona que llevó Jesús.
  • Tres lanzas que atravesaron el costado de cristo.
  • Pescado asado y pastel de miel, menú que “el hijo de dios” comió con sus discípulos cuando se les apareció después de resucitar.
Yo entre todas las reliquias, permitidme que me quede, con el suspiro de San José, es fantastico imaginar ese santo varón, que se acaba de enterar de la noticia, y con los ojos todavía como platos, la boca abierta ante tal historia que le acaban de contar, exhala un suspiro y  alguien en aquel momento, lo captura, lo mete en una caja y así llega hasta nuestros días. !!! maravilloso !!!
Santo Varón,  el carpintero.


23 respuestas a “LAS RELIQUIAS, DEL SUSPIRO DE SAN JOSE AL SANTO PREPUCIO

  1. Hola,Lorenzo el Errante. Años ha frecuentaba esta aldea. Me llamaba “Xana” y tuve una página —Alondra— que perdí cuando la vida se me puso amarga —parafraseando al poeta— y dejé de entrar en la red. Ahora he vuelto con un blog y, ya ves… a estas alturas saldrá en breve una pequeña novela, “No pienso llorar”, que guardé durante años. Os recuerdo a todos sin excepción: ahora que el tiempo , si no restaña, sí hace soportable la soledad, las pérdidas, y la esperanza, aunque muy pequeña, de volver a ver a quienes quise y quiero me mantiene) como a cualquier hijo de vecino) hasta ver qué pasa mañana… y así sigue la cadena o condena. Disculpa la parrafada… Un fuerte y cordial saludo.

  2. jajajajajajajajajajajajajajajjaja, yo tengo en mi poder los 3 pelos de oro del diablo, tengo las hojas que uso Adan y Eva al inicio del mundo, vivo dentro del Arca de Noe, pero la he revestido con cemento para que no me la quiten, en mi jardin conservo la vara de Aaron que florecio, en mi comedor uso la mesa de la propiciación…………………………osea señores seamos inteligente. Bueno y esto que los objetos que he mencionado en su mayoria tienen como referencia de su existencia a la Biblia, pero el prepucio, el suspiro, etc etc son puros cuentos de abuelas que el vaticano ha usado para enriquecerse con las grandes ofrendas de reyes y demas con tal de ver la disque reliquia y supuestamente perdonar pecados. Es como el dogma de la incorrupción de Maria. Solo porque un papa se ha de haber puesto una gran borrachera y dice que tuvo una vision en la que Maria subia al cielo incorrupta, jajajajajajajaaja quisiera saber que lucinogeno uso ese papa……para no usarlo yo.

    1. no lo creas ni lo digas por que eres un persona que no comprende lo que dices por por un razon eres una persona no crellente primero cree lo tu yo y no mi critiques al papa que es la mayor autoridad en la tierra baboso inecto

  3. ME ENCANTA, SOY CATÓLICO, Y RECONOZCO QUE MUCHAS RELIQUIAS SON FALSAS, ASÍ COMO EXISTEN MUCHÍSIMAS QUE SON AUTENTICAS; PERO TU CRITICA Y APORTACIÓN SON OBJETIVAS Y BUSCAN DESCRIBIR UNA REALIDAD PRESENTE EN LA HISTORIA, Y NO HACES COMO EL COMÚN QUE SOLO SE QUEDAN EN RIDICULIZAR, OFENDER, Y HERIR SENSIBILIDADES… EXITOS

    1. es verdad, en el medievo muchas reliquias se salsearon, ahora esas reliquias no son mas que antiguedades de un valor incalculable y por ello son bellas y curiosas

  4. soy jenifer maria, y gracias a mi culo tu corazón funciona todavía..Tu sístole diástole se mueve al ritmo de mis caderas y no te me quejes.. Contreras.Las cenizas en el cenicero, a mi chavalote me ingresas el 10% de tu dinero.Jenifer Maria

  5. Puedo prometer y prometo que el gallego es gallego auténtico y aporto una prueba irrefutable: come mucho pulpo.El Duque de ParmaAprovecho para ofrecerme en representaciones varias con mi Instituto NOOS que como es una ONG no paga IVA ni nada.

  6. NOTA PARA EL JUEZ:Si me encontráis amojamado y pendulón por haberme colgado de esta viga hasta morirme del tirón, no quiero que culpen a mi mujer aunque bien puta que era, o a mi niña mayor, me refiero a Teresita que la muy cabrona rebuscaba entre mis cosas para robarme, tampoco debéis culpar a la mediana, a Estefanía Jessica aunque todo lo que pilla es pa comprar condones y porros y, muchísimo menos, echadle la culpa a mi niño chico Manolito Fernando que se lleva todo el día con el disfraz de hombre araña.El culpable, el verdadero culpable es la camarera morena de la cafetería del Hospital que es mala, muy mala, malísima. Sí, ya se que me diréis que no es suficiente delito que se dirigiera a mi diciéndome corazón mío, pero es que luego se volvía y me movía el culo y eso, eso no puedo soportarlo.Quiero cremación y que un 10% de mis cenizas se las entreguen a la camarera Jenniffer María para que sufra por lo que me ha hecho.Fdo.El ahorcado por amor

  7. jejmuchas gracias a todos por tan acertados comentarios que paso tal como entran a la Conferencia EpiscopalRecuerdo a mis amigos que les comuniquen a el santo oficio que yo con un par de vueltas en el fuego estoy suficientemente hecho… así que no hace falta que me tengan medio día en la barbacoaatentamente

  8. Hijos míos, no haced casos a las difamaciones que por este blog se prodigan, mantened bien alta la estima en las voces sobrenaturales que tanto bien no procuran a todos.Permaneced en la humildad el sacrificio y la voluntad de ayudar al prójimo.El Arcipreste de Hita

Responder a Anonymous Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s