EL RUMOR DE TU BARRIO


El rumor de de tu barrio va conmigo
y el mío se entremezcla con el tuyo
y por encima sobresalen
los coros de las niñas
los gritos de la pescadera
el chirrido metálico de los carros manuales…

Y también, -claro está-,
el último estridor del corazón
inundado de todas las cadencias
que arrastra la pasión
y evoca la memoria.

Mi barrio no es el tuyo ni el mío será tuyo jamás
pero con timones de tacones de aguja
y medias que navegan por las calles
balanceándose al son de sus zapatos
guiadas por las mejores capitanas.

Y al recuerdo me viene tu mirada
-sabor a caramelo de Canarias-
las huellas que tus labios me dejaron
en la cara
y que no podré
que no podré borrar
mientras tenga en la frente
los aires de tu carne.

Entonces yo me miraba a los espejos
y nunca me veía
-te esperaba-

La bulla de tu barrio
y el eco de tu voz
bajo mi cielo.

Tu calle ya no es trinchera sino pista de aterrizaje
vuelve el tranvía en ambas direcciones
las tiendas diariamente
abren las persianas de sus escaparates
y bellas jóvenes
que se comen al mundo en sus sostenes
como banderas ondeando al viento
y en los bancos
defienden los dineros
gigantes con pistolas.

ooo00ooo


2 respuestas a “EL RUMOR DE TU BARRIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s